Port Vell

  • Aire libre

Pocas veces un puerto ha sabido reinventarse y convertirse en un espacio integrado en la vida urbana de la ciudad.

Información
Rambla de Mar, s/n

Metro: L3 (Verde) - Drassanes

https://www.portvellbcn.cat/es
Accesos y espacios adaptados

El Port Vell se ha convertido en un espacio emblemático, de referencia para barceloneses y turistas, integrado en la vida urbana de la ciudad, como lo demuestran los más de 16 millones de personas que lo visitan cada año. El puerto como tal es también una de las partes más antiguas de la ciudad. Cabe recordar que las tropas romanas que montaron la colonia Barcino llegaron por mar a nuestra ciudad, con lo que ya desde hace 2.000 años Barcelona contaba con un lugar de entrada y salida de naves.

Con una terminal para cruceros, el Port Vell ha sabido reinventarse como lugar de recreo para la ciudad. De él salen las populares golondrinas, esas embarcaciones que nos llevan de visita turística por todo el litoral barcelonés. También cuenta con un muelle de atraque para embarcaciones deportivas. Pero si por algo destaca el Port Vell es por su uso lúdico. Sobre todo en la parte central, donde se ubican el Maremàgnum y el Aquàrium, dos lugares por los que pasear, practicar deporte, ir de tiendas, comer en restaurantes y hoteles al lado del mar, visitar museos, observar especies marinas, pasear en barco, viajar en teleférico, hacer deporte…

Además, 18 años después de que el espigón del viejo Rompeolas fuese derribado para construir el puente de Europa que debía facilitar el acceso de las embarcaciones a los muelles, Barcelona ha estrenado un espigón de 400 metros de longitud como una primera fase de un nuevo proyecto de ampliación de la ciudad hacia el mar. El proyecto culminará con una segunda fase en la que se construirán edificios para la docencia náutica, una franquicia del museo Hermitage que llevará la firma del arquitecto japonés Toyo Ito, y una zona de restauración que permitirá rememorar los tiempos más dulces del viejo rompeolas, que siempre ha permanecido en la memoria colectiva de los barceloneses.

La nueva escollera se ha concebido como una prolongación del paseo marítimo a partir de una ampliación de la plaza Rosa dels Vents, que ahora ofrece una panorámica de 360 grados sobre el mar y la ciudad. En total estamos hablando de 36.000 m2 de espacio de uso público y ciudadano que supondrán la extensión y la conexión de la zona portuaria con el paseo. Con esta reforma, el nuevo paseo acaba en un mirador con gradas con unas vistas únicas sobre el Mediterráneo y la zona que rodea a la montaña de Montjuïc.

mapa/mapa-zonas Created with Sketch.
Zonas de barcelona Frente Marítimo

El espacio que va desde la falda de Montjuïc hasta la popular Barceloneta y continúa por las playas de Poble Nou, demuestra el carácter mediterráneo de la ciudad y su vocación de capital marítima.

Ver más
También te puede interesar...